Enfermedades Desde el Punto de Vista de un Paciente

"Mi pueblo perece por falta de conocimiento; y como tú rechazaste el conocimiento, yo te rechazaré a ti de mi sacerdocio; por haber olvidado la ley de tu Dios, también yo me olvidaré de tus hijos" Oseas 4:6

DENUNCIA POR GENOCIDIO Y OTROS CRÍMENES CONTRA LA HUMANIDAD

1 comentario


Ya existe un ANTECEDENTE de denuncia contra los “…responsables de haber causado un daño grave o la muerte a millones de personas a través del “negocio con las enfermedades”, crímenes de guerra y otros crímenes contra la humanidad.” ante la Corte Penal Internacional (CPI) de la Haya. Aquí está incluido el negocio con las enfermedades de la industria farmacéutica, según señala la fuente consultada: Voltairenet.org .

Resulta interesante, conocer como el estilo de negocio de las empresas farmacéuticas, tiene sus orígenes con el grupo IG Farben, de Alemania. “Después de la Standard Oil de Rockefeller (hoy Exxon), el segundo conglomerado de empresas farmacéuticas y petroquímicas más grande del mundo durante la primera mitad del siglo XX, fue del grupo IG Farben con sede en Alemania. Este conglomerado de empresas fue el factor principal que explica la subida de Hitler al poder y su invasión conjunta de Europa y del mundo. De hecho, la Segunda Guerra Mundial fue una guerra de agresión preparada, comenzada y dirigida desde los consejos de planificación de IG Farben.”

¿Se dan cuenta el peligro que significa que actualmente el mundo esté dominado por el poder económico de la industria farmacéutica? No sólo está en peligro la salud por el daño que causan los fármacos, sino el peligro de guerra para disputar la hegemonía mundial de los mercados, siempre estará latente. Estimados lectores, ¡POR FAVOR, DESPERTEMOS YA!

Aquí alcanzo otros extractos relevantes de la publicación:

Ésta fue la empresa matriz de IG Auschwitz, la planta industrial más grande de este cartel de la industria química fuera de Alemania.

Gran parte de la riqueza de este cartel se acumuló con la sangre y el sufrimiento de los esclavos que trabajaban en sus fábricas, incluidos los del campo de concentración de Auschwitz. IG Farben apoyó y utilizó sin ningún escrúpulo a los gobernantes políticos alemanes con sus poderosas armas, con el fin de conseguir el dominio económico sobre toda Europa y el resto del mundo.

IG Farben fue la accionista principal de la Standard Oil de Rockefeller, y viceversa. En aquel momento, la victoria de las Fuerzas Aliadas sobre la Alemania Nazi acabó con los planes de IG Farben de convertirse en el conglomerado farmacéutico y petroquímico más importante del mundo. Al mismo tiempo, Standard Oil y las otras empresas farmacéuticas y petroquímicas del consorcio de Rockefeller se convirtieron en el grupo financiero dominante de esta industria, y desde entonces han mantenido esta posición de liderazgo.

En el Consejo de Crímenes de Guerra de Nuremberg de 1947 contra los directores del cartel IG Farben, algunos de ellos fueron declarados culpables y condenados por cometer crímenes contra la humanidad, como masacres, pillaje y otros delitos. El Consejo de Crímenes de Guerra de Nuremberg también desmanteló el cartel IG Farben, que se disolvió en las empresas Hoechst, Bayer y BASF. Hoy en día, cada una de estas sociedades es más grande que su antigua sociedad matriz IG Farben en aquel momento.

Actualmente, los Estados Unidos de América y Gran Bretaña son las dos naciones líderes del mundo en exportación de productos farmacéuticos. De hecho, dos de los tres fármacos comerciados actualmente a escala mundial proceden de empresas de estos dos países.

Bases de la industria farmacéutica

Los acusados son responsables de la muerte de cientos de millones de personas, y aún siguen muriendo muchos de enfermedades cardiovasculares, cáncer y otras patologías, que podrían haberse prevenido y eliminado en buena medida hace mucho tiempo. Esta muerte prematura de millones de personas no es el resultado de una coincidencia ni una negligencia. Se ha organizado deliberada y sistemáticamente en beneficio de la industria farmacéutica y de sus inversores, con el único propósito de ampliar un mercado mundial de fármacos valorado en billones de dólares.

El ámbito de mercado de la industria farmacéutica es el cuerpo humano, y el rendimiento del capital invertido depende de la continuación y expansión de las enfermedades. Sus beneficios dependen de la patentabilidad de los medicamentos, lo que convierte esta industria en la más rentable del planeta Tierra.

Sin embargo, la prevención y erradicación de cualquier enfermedad reduce de manera drástica o elimina totalmente los mercados para los fármacos. Por consiguiente, las empresas farmacéuticas han estado poniendo obstáculos sistemáticamente a la prevención y erradicación de las enfermedades.

Para cometer estos delitos, las empresas farmacéuticas se sirven de un laberinto de ejecutores y cómplices en el mundo de la ciencia, la medicina, los medios de comunicación y la política. Los gobiernos de naciones enteras son manipulados o incluso dirigidos por miembros de grupos de presión y antiguos ejecutivos de la industria farmacéutica. Durante varios decenios, se ha corrompido y abusado de la legislación de naciones enteras para fomentar este “negocio con las enfermedades”, valorado en miles de billones de dólares, arriesgando así la salud y las vidas de cientos de millones de pacientes y personas inocentes.

Una condición previa para el auge de la industria farmacéutica como fulgurante negocio de inversión fue la eliminación de la competencia de las terapias seguras y naturales, ya que éstas no son patentables y sus márgenes de beneficio son escasos. Además, estas terapias naturales pueden ayudar a prevenir de forma efectiva e incluso a eliminar enfermedades, debido a sus funciones esenciales en el metabolismo celular.

Como resultado de la eliminación sistemática de las terapias de salud natural y del desarrollo de los sistemas de salud pública en la mayoría de los países del mundo, la industria farmacéutica ha provocado que millones de personas, y casi todas las naciones del mundo, dependan de su negocio de inversión.

Un negocio fraudulento organizado

La industria farmacéutica ofrece “salud” a millones de pacientes, pero no distribuye los bienes. En su lugar, distribuye productos que simplemente alivian los síntomas al tiempo que mantienen la enfermedad subyacente, como condición previa para el futuro de su negocio. Para disimular este fraude, las empresas farmacéuticas gastan el doble de dinero en ocultarlo que en investigación sobre terapias futuras.

Esta estafa organizada es la razón por la que este negocio de inversión pudo continuar, durante casi un siglo, oculto tras una cortina de humo estratégicamente diseñada, que les convierte en “benefactores” de la humanidad. Las vidas de seis mil millones de personas y las economías de la mayoría de los países del mundo han sido tomadas como rehenes por los actos delictivos de esta industria.

Desenmascarando el “negocio con las enfermedades”

A lo largo de los últimos diez años, he dirigido los esfuerzos para desenmascarar el fraude organizado de esta gigantesca industria de inversión en el planeta. He desempeñado un papel decisivo al señalar que el mayor obstáculo para mejorar la salud de los seres humanos es la propia industria farmacéutica y su naturaleza como negocio de inversión motivado por la expansión de las enfermedades.

Como científico, tuve el privilegio de descubrir la verdadera causa de las enfermedades cardiovasculares y de otras patologías crónicas. Junto con mis colegas y otras personas, he desempeñado un papel fundamental en la investigación de alternativas efectivas, naturales y no patentables frente al “negocio con las enfermedades” de la industria farmacéutica. La identificación de las moléculas naturales que optimizan el metabolismo celular hace posible que la humanidad pueda prevenir y eliminar en buena parte la mayoría de las enfermedades más comunes de hoy en día, como las patologías cardiovasculares, el cáncer y muchas otras.”

El Consejo de Crímenes de Guerra de Nuremberg juzgó a los responsables de la Segunda Guerra Mundial y sentó precedente para el enjuiciamiento internacional por crímenes de guerra, y, en última instancia, para la Corte Penal Internacional en La Haya.

Desconocido para muchas personas hoy en día, el Consejo de Crímenes de Guerra de Nuremberg condenó no sólo a los líderes políticos y militares, sino también a los ejecutivos empresariales que llevaron a Hitler al poder. Veinticuatro ejecutivos y directores de IG Farben fueron condenados por este Consejo de Guerra. El fiscal general Telford Taylor afirmó en su discurso de apertura:”La acusación culpa a estos hombres, que tienen una responsabilidad adulta, de haber provocado a la humanidad la guerra más devastadora y catastrófica de toda su historia. Asimismo, les acusa de venta masiva, esclavitud, pillaje y asesinato. Éstas son acusaciones terribles”.

Y continuaba diciendo: “Estos ejecutivos empresariales inculpados, y no los perturbados nazis, son los principales criminales de guerra. Si sus crímenes no salen la luz y no se les condena, cometerán crímenes aún mayores en el futuro, que ni siquiera Hitler habría cometido“. En 1947, los cargos principales contra los directores de IG Farben fueron:
- Cargo 1: planificación y dirección de una guerra de agresión e invasión de otros países con el resultado de una destrucción sin precedentes en todo el mundo, la muerte de millones de personas y el sufrimiento prolongado de otros tantos millones.
- Cargo 2: deportación, pillaje y saqueo de bienes públicos y privados en los países ocupados, con el propósito de ejercer un control económico permanente en dichos países, así como otros crímenes graves.
- Cargo 3: reducción a esclavitud, malos tratos, régimen de terror, tortura y asesinato de millones de personas. Hoy, medio siglo después, los cargos presentados en esta denuncia son sorprendentemente similares:

Planificación y dirección de una guerra de agresión contra Irak con el pretexto de una lucha internacional contra el terrorismo y la proliferación de armas de destrucción masiva, con el resultado de que vastas áreas del país han quedado devastadas, miles de personas han muerto y cientos de miles han resultado heridas.
- Pillaje y saqueo de bienes públicos y privados en la lucha por conseguir el poder económico y el control de regiones enteras del mundo a través de la escalada de una crisis internacional. Contra esta guerra de agresión, los acusados estaban provocando deliberadamente el empleo de armas de destrucción masiva, incluidas las armas nucleares, químicas y biológicas.
- Genocidio mediante matanza, lesiones graves a la integridad física y sometimiento de la población a condiciones de existencia que acarrean la destrucción física, así como los crímenes contra la humanidad de asesinato y otros actos inhumanos.”

Fuente.  Voltairenet.org

¿Habrá que esperar a que se desate una 3ra guerra mundial para que la industria farmacéutica dominante de hoy caiga? Todos somos de algún modo responsables, sin duda. Recuerde que lo primero es concientizar. Y para concientizar, hay que difundir lo que ya está escrito. Hablar lo necesario, para crear curiosidad y responsabilidad en las personas. La meta es pasar la voz a 2 cada 3 días (al menos).  Si hacemos esto, y a su vez hacemos que nuestros contactos hagamos lo mismo, haremos que el tema se difunda de manera viral en tiempo relativamente corto. Este blog ya casi tiene 900 visitas. Imagine que cada uno hiciera este trabajo de recomendar a 2. En sólo 3 días ya tuviéramos 1,800 contactos. Si estos a su vez hacen lo mismo teóricamente podríamos subir a 3,600 en muy poco tiempo. Y así sucesivamente, hasta alcanzar la mayor cantidad posible. La unión hace la fuerza. Sin unión no pasa nada, seguiremos igual.

¿Cuanto vale la vida, su salud y la de su entorno? Usted tiene la palabra. Se necesita importante financiamiento para intensificar campañas de concientización. Esto no lo hará ni el gobierno, ni los laboratorios. Si desea donar voluntariamente, en favor de esta campaña, mis datos están en la pestaña CONTACTO de este blog.

 SI SE IDENTIFICA CON EL TEMA PRESENTADO FAVOR SEGUIRNOS Y RECOMENDAR A SUS CONTACTOS

https://enfermedadespuntodevistadeunpaciente.wordpress.com

Anuncios

Autor: fernandoariscoa

Soy Contador Publico de Profesión, pero siempre me sentí atraído por la medicina natural desde niño. Soy apasionado en temas relacionados con la medicina alternativa, medicina celular, sanaciones de enfermedades de cáncer, propiedades de productos naturales, etc.

Un pensamiento en “DENUNCIA POR GENOCIDIO Y OTROS CRÍMENES CONTRA LA HUMANIDAD

  1. Pingback: ESTIMACIÓN DE COSTO SOCIAL DEL GENOCIDIO MAS GRANDE DE LA HISTORIA | Enfermedades Desde el Punto de Vista de un Paciente

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s