Enfermedades Desde el Punto de Vista de un Paciente

"Mi pueblo perece por falta de conocimiento; y como tú rechazaste el conocimiento, yo te rechazaré a ti de mi sacerdocio; por haber olvidado la ley de tu Dios, también yo me olvidaré de tus hijos" Oseas 4:6

TESTIMONIOS DE SANACIÓN CON MEDICINA NATURAL

Deja un comentario


Aquí alcanzo algunos testimonios de sanación citados por el Dr. Jerry Hoover en su informe de Medicina Natural, para tomar muy en cuenta.

ANTIGUO HUÉSPED DEL PROGRAMA SUSPENDE SUS 125 MG. DIARIOS DE MORFINA
Len Dyer (no es su nombre real) y su esposa asistieron a nuestro programa de Estilo de Vida de 26 días en abril y mayo del 93. Len llego con un cáncer de próstata en estado avanzado. En el pasado, Len se había sometido a cirugía, radiaciones y quimioterapia y no había nada más que hacer por él, excepto recetarle morfina para el dolor. Durante el año anterior se había estado aplicando 125 miligramos diarios de morfina. Su esposa me había llamado por teléfono y lo inicié en nuestro programa mientras estaba aún en casa ya que no teníamos cupo para recibirlo hasta la siguiente sesión que era de abril a mayo. Con un hábil uso de los 8 remedios naturales de Dios: Aire puro,
agua pura y blanda, alimentos n aturales, descanso, ejercicio, luz solar, temperancia y confianza en Dios, Len pudo suspender por completo el uso de la morfina. Lentamente mejoró su vitalidad, su digestión y su mente se volvieron más despejadas. Todavía tenía algunos días desagradables pero
en términos generales iba en franca mejoría. Después de su estadía aquí, regresó a su casa con un semblante positivamente diferente y sintiéndose mucho mejor. En el Centro hemos estado orando por Len desde que él se fue de aquí. El otro día decidí llamarlo para ver como le estaba yendo, habían transcurrido 6 semanas desde la última charla. Todavía sigue firme sin el uso de morfina y estaba recuperándose lentamente con ocasionales incomodidades. Len agradecía el haber podido asistir al Programa y haber aprendido los métodos naturales para una buena salud.”
LA HISTORIA DE RONALD
Ronald Flood (no es su nombre real) de Puerto Rico asistió a nuestra sesión de Vida Sana de 26 días en Septiembre de 1991, después de tener noticias acerca de este programa por medio de un amigo, que a su vez había sido paciente nuestro. Ronald era un exitoso empresario, y el dueño de 10
joyerías; pero ahora, a los 48 años, serios problemas de salud lo condujeron a nuestro centro en busca de ayuda. Hasta año y medio atrás. Ronald había sido un bebedor consuetudinario. Se le había hecho una cirugía de vesícula y padecía de problemas hepáticos. Estaba reteniendo líquidos, especialmente en sus pies. Por las noches sus brazos y piernas se le entumecían; y tenía los ganglios
linfáticos del cuello inflamados. Ronald tenía verdaderos problemas con su digestión, teniendo sólo dos o tres deposiciones a la semana. Siempre se sentía cansado y se dio cuenta de que necesitaba ayuda.
Ronald estaba acostumbrado a consumir bastante carne, bastante leche, colas y té; pero prestamente acepto su nueva dieta puramente vegetariana. Esta dieta rica en frutas y verduras frescas, no permitía carnes, leche, huevos, azúcar, aceite, polvo de hornear o soda, preservativos ni
cualquier químico. Al completar el programa de 26 días, Ronald se sintió como un hombre nuevo. Se sentía tan bien, y tenía tanta energía, que durante su estada aquí llego a caminar 65 y media millas, montó en bicicleta 10 millas y nos ayudo a poder el césped, lavar ventanas, etc. Sus brazos y piernas ya no se volvieron a entumecer y no estaban reteniendo fluidos. Había desaparecido la inflamación de los ganglios linfáticos y su digestión se había normalizado por completo. Hacía ahora dos deposiciones diarias.
Perdió 9 ½ libras, y su presión arterial era de 98/58 y su pulso llegó a ser de 68. Antes de dejarnos, Ronald nos confió que pensaba vender sus joyerías y posiblemente abriría una tienda de productos naturales o una panadería; el quería compartir con otros como había llegado a recuperar su salud.”
LA HISTORIA DE ARTY
Sonó el teléfono de nuestra oficina, y nos apresuramos a contestarlo.Nos encontrábamos en un intermedio de descanso entre dos sesiones y estábamos llenos casi al tope, pero cada llamada  telefónica podía significar la diferencia entre la vida y la muerte para quien llamaba. Esta vez quien
llamaba era una dama extranjera. ¿Tendría yo cupo para su esposo que estaba extremadamente enfermo? Mientras conversábamos con ella supimos que a ARTY se le había diagnosticado cáncer y estaba muy deprimido. Le aseguramos a la esposa que había espacio y entonces Arty y su esposa Joan (no son sus nombres reales) llegaron a formar parte de nuestro Centro de Salud.
A través de llamadas de amistades de Arty que habían asistido a nuestros programas, aprendimos un poco más sobre él. Arty se nos dijo, solía ser un hombre robusto, activo, con una disposición jovial y una persona extrovertida. Una vez se le diagnostico el cáncer, asistió a otro Centro de Estilo de Vida aquí en los Estados Unidos. Estaba siguiendo un buen plan de salud y debería estar mejorando, sin embargo, parecía empeorar. Sus amigos comentaron que lo veían perder peso a una velocidad alarmante. Nuestro primer encuentro con Arty y su esposa confirmaron lo que nos habían dicho sus amistades. El estaba bastante deprimido; parecía temeroso, decepcionado e inseguro acerca de su
tratamiento. Le aseguramos que el programa era confiable y procedimos a aconsejarle y brindarle terapia. Inmediatamente se unió a nuestros huéspedes de sesión en el programa de ejercicio y dieta, según se ha  descrito a través de las páginas de este libro. Cada mañana y tarde le animamos a través de la oración, testimonios y lecturas bíblicas de las bondades y amor de Dios; sus conocimientos en los poderes sanadores del Plan de Salud Natural se afirmaron; y, en la medida que empezó a ejercitar su fe en Dios y cumplir con el programa de Salud Normal, empezamos a ver el regreso del antiguo Arty, según el relato de sus amigos. 
Arty y su esposa se fueron de nuestro centro como personas diferentes; él había ganado peso; había rescatado su alegre sonrisa; sus síntomas dolorosos habían desaparecido; y estaba testificando de la bondad de Dios. (Un año después, seguía mejorando y ya ha regresado a su rutina normal de actividades, siguiendo fielmente el programa de Estilo de Vida Natural).

¿Ahora qué marcó la diferencia en la respuesta de Arty a los dos programas en que participo? En ambos programas el aprendió realidades idénticas acerca del funcionamiento de su cuerpo y como debería cuidarlo siguiendo un estilo de vida natural.
¿Por qué su salud se estaba deteriorando tan rápidamente cuando llego aquí? La respuesta mis queridos lectores, radica en su actitud.
Muchos de nosotros no nos percatamos del gran efecto que nuestras mentes ejercen sobre nuestros cuerpos. La Biblia dice: “El corazón alegre constituye buen remedio”. (Proverbios 17:22). Cuando Arty empezó a  ejercitar más su fe en Dios, y ser más positivo su espíritu, entonces la naturaleza pudo hacer su parte y pudo ocurrir la curación.” 

 

SI SE IDENTIFICÓ CON EL TEMA NO OLVIDE RECOMENDAR EL BLOG A SUS CONTACTOS

http://www.enfermedadespuntodevistadeunpaciente.wordpress.com
Anuncios

Autor: fernandoariscoa

Soy Contador Publico de Profesión, pero siempre me sentí atraído por la medicina natural desde niño. Soy apasionado en temas relacionados con la medicina alternativa, medicina celular, sanaciones de enfermedades de cáncer, propiedades de productos naturales, etc.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s